Musicoterapia para Autistas

En mi caso personal, ya es mi tercer año, trabajando con niños autistas, utilizando la Musicoterapia. Esto permite crear un vínculo con mi paciente, mediante los instrumentos, a través del cual, se establece una relación comunicativa y un lenguaje específico con cada paciente según su dificultad.

También es importante resaltar, que un autista, es capaz de absorber los proceso energéticos que se suceden alrededor nuestro.

Deligny interpreta el autismo de una forma muy diferente del resto de sus congéneres. El dice: el autismo como forma de existencia anónima, denigrada, relegada a la “domesticación simbólica”.

El hecho de trabajar con autistas, establece una base importante para el terapeuta, que es la comunicación No Verbal, método en el cual estoy especializada.

Se trata de establecer una serie de sesiones individuales con cada paciente, en este caso, es Fernando. En estas sesiones lo que que necesito es un lugar tranquilo, donde  Fernando pueda expresarse, mediante los instrumentos del setting previamente preparados, para llegar a lo más profundo, las emociones y el subconsciente, para destapar todo lo que no está permitiendo en el lenguaje verbal.

El trabajo a realizar es intenso y continuo, ya que este será mi tercer año con Fernando y los resultados son muy favorables. El niño autista es muy receptivo a la música y su respuesta es inmediata al estímulo establecido.

Creando tal y como he mencionado anteriormente un gran vínculo entre terapeuta y paciente, mediante el cual, se establece un tipo de comunicación emocional e interior.